Este año, 2016, se celebra el año internacional de las legumbres. La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) está siendo la encargada (junto a los gobiernos y otros organismos) de promover e incentivar el consumo y la producción de estas leguminosas, semillas nutritivas para un futuro sostenible.

legumbres

Pero… ¿Y tan buenas son las legumbres como para tener año propio?

Pues sí, las legumbres tienen ventajas las mires por donde las mires y la FAO ha resumido sus beneficios e influencias en 5:

Logo del año internacional de las legumbres.

La nutrición

Las legumbres son muy nutritivas. Aportan gran cantidad de proteínas de origen vegetal y aminoácidos esenciales (que podemos hacer más o menos asimilables dependiendo del modo en que las tomemos y/o cocinemos). Son ricas en  minerales (hierro, potasio, magnesio y zinc) y vitaminas del grupo B (folato, tiamina y niacina), en hidratos de carbono complejos que junto a los altos niveles de fibra generan una mayor sensación de saciedad y estabilizan los niveles de glucemia (lo que las convierte en un buenísimo alimento para diabéticos).

Los celíacos también se pueden beneficiar de sus beneficios ya que no contienen gluten y los vegetarianos las pueden usar como fuente principal de proteínas.

La salud

Debido a las características nutritivas que hemos mencionado en el punto anterior, nos aportan beneficios en muchos aspectos directamente relacionados con la salud en general.

El cambio climático

Las legumbres son plantas muy eficientes; fijan su propio nitrógeno (evitando así el uso de algunos abonos que generan gases de efecto invernadero) y propician una mayor absorción de carbono beneficiosa para el planeta. Además, necesitan menos agua para su producción que muchos otros cultivos y algunas especies son resistentes a condiciones climatológicas extremas como sequías e inundaciones.

Biodiversidad

También mejoran la fertilidad de los suelos, catalizan el desarrollo de algunos microorganismos responsables de mejorar la estructura del suelo y la disponibilidad de nutrientes en el mismo y generan mayores rendimientos en posteriores rotaciones de cultivos, aumentando así la productividad de los terrenos.

Los residuos de los cultivos de legumbres pueden usarse como forraje para aumentar la concentración de nitrógeno en la dieta del ganado, mejorando la salud y el crecimiento de los animales.

Seguridad alimentaria

Este es un gran reto al que nos enfrentamos hoy en día. Tenemos el problema del crecimiento demográfico. La población mundial crece y crecerá tan rápidamente que el sistema de producción agrícola actual no es ni será sostenible. No podemos alimentar a la población mundial con el sistema de producción de alimentos que tenemos en la actualidad. De modo que surgen 2 grandes problemas en los que las legumbres pueden ser parte de la solución.

Por un lado tenemos el problema del hambre en una parte del mundo (en la que hay casi 800 millones de desnutridos crónicos) para los que es difícil acceder a alimentos como la carne, los lácteos y el pescado por su elevado coste, pero podrían obtener los nutrientes necesarios de alimentos como las legumbres, mucho más baratas y sostenibles.

Tomemos conciencia

Y mientras tenemos a gran parte de la población mundial muriéndose de hambre, en la otra parte del mundo (en la que hay 500 millones de obesos)  la población se muere por estar sobrealimentada. Las legumbres serían este caso parte de la solución a los malos hábitos de alimentación que causan enfermedades como la obesidad, algunos tipos de cáncer, HTA, diabetes, etc y que van en aumento por los malos hábitos alimentarios.

Como dietista-nutricionista he creído conveniente hacer este pequeño resumen sobre los beneficios a todos los niveles que obtendríamos de aumentar el consumo de estas leguminosas. Como ves, no son pocos y te aseguro que me he dejado otros muchos en el tintero.

Esto está muy bien, la teoría, pero lo que nos importa es llevar esto a la práctica, de modo que en mi siguiente post os traeré recetas variadas  y ricas para cocinar legumbres de distintas formas (de momento, os adjunto la que escribí en mi primer post: lentejas con arroz y toque de curry). ¡Escrito queda! Y se aceptan peticiones  😉

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: