Ha llegado septiembre y, para muchos, el fin de las vacaciones. Se acaban las comilonas en restaurantes, tapas en terracitas, refrescos, helados, cenas en familia… Llega la vuelta a casa, al trabajo, al cole y a la normalidad…Y muchos empiezan con el pequeño (o gran) disgusto de haber ganado unos kilitos durante las vacaciones.

 

sano_CSS

¿Cómo quitarse el peso ganado?

Como nos comentaba Patricia en el artículo de la semana pasada, los milagros no existen y lo que separa quienes consiguen el resultado de quienes no es el cambio de hábitos. Los pequenõs cambios diarios serán los que te llevarán a los grandes resultados. Así que aquí te dejo cinco consejos para que sea más fácil adquirir un nuevo estilo de vida y quitarte los kilos de más ganados en vacaciones

Bebe agua

El primer consejo es que te asegures que tu cuerpo esta bien hidratado; no esperes a tener sed para beber. Cuando el cuerpo no lo hidratamos lo suficiente el cerebro puede recibir señales confusas entre sed y hambre. Como siempre la bebida perfecta es el agua; debemos limitar el consumo de bebidas azucaradas. ¿Un buen hábito? Nada más levantarte, beber un buen vaso de agua (si le exprimes medio limón, perfecto!)

Póntelo fácil

Anticípate a la pereza da cocinar cuando llegas cansado a casa y prepara platos saludables con antelación que puedes guardar congelados. Llegar después de la vuelta al trabajo y que no haya nada preparado, puede llevarte a comer lo primero que encuentres y empobrecer tu dieta.

Planifica y hazte con recipientes del tamaño de la ración que necesites y que sea fácil y rápido de preparar para la cena. Ten cremas de calabaza, purés de calabacín y patata, de puerro, de zanahoria, etc. Sólo se necessitas calentar, echar un poco de aceite y semilla y listo. Cuando cocines pescados y carnes, haz de más y congela varias raciones. Pescados al horno con tomate y cebolla, pollo con pimentos y ajos, calamares rellenos, etc.

Piensa en 4 recetas rápidas que no exigan mas de 10 minutos, por si no tienes nada en el congelador. Los huevos son un gran facilitador: en tortilla de champiñones, de espinacas, revuelto con salmón ahumado…

Y las ensaladas están listas en cinco minutos si ya tienes todo lavado: base de lechuga, canónigos u otras hojas verdes, con vegetales que le den color: tomate, zanahoria, remoloacha, trocitos de naranja o fresas. Añade algo de proteína como mozzarella, atún, gambitas, tofu y frutos secos y semillas (sésamo, lino, chía, semillas de girasol…) para tener un plato diez.

Una compra inspiradora

Aprovecha la motivación del verano y haz una primera compra saludable llena de alimentos de temporada. Esto te obligará a cocinar con ellos. Limita los alimentos procesados y desafiate a inventar una nueva receta con estos ingredientes, un nuevo desayuno, inspírate en algún plato o comida que hayas provado en verano, etc.  Tomates, hojas verdes, pimientos, pepinos, puerros, remolacha, zanahorias, frutos secos, kiwis, ciruelas…son los vegetales y frutas que septiembre nos regala…¡aprovéchalos!

vegetales_CSS

Orden en la cocina

Como guardamos la comida esta muy relacionado con qué comemos. Tener la comida en zona visible, nos facilita caer en la tentación y  puede hacernos comer más. Así que guarda las galletas y otros snacks a puerta cerrada y ten sólo a la vista alimentos saludables. En la nevera, pon estos alimentos visibles nada más abras la puerta y guarda abajo las tentaciones. Ten prepardos algunos tentempiés fáciles como frutos secos, yogures, crudités cortadas en un tupper, hummus, huevos duros…snacks ligeros a la vista.

¿Qué te motiva?

En el nuevo escenario de vuelta a la rutina es importante que te plantees los objetivos que quieres alcanzar, claros y específicos, y las motivaciones que te conducen a llevar una más saludable. Lo mejor es que hagas una lista por escrito. El mero hecho de escribirlos ya hace que te comprometas más, y la vayas repasando. Te irás enfocando cada vez más en ellas y la meta será más fácil de alcanzar sin decaer.

Tómatelo con alegría

Si te sientes deprimido por haber ganado peso hay muchas probabilidades que te desmotives y te cueste más. Tómalo con paciencia, constancia y no te obsesiones, la vida es más que esos kilitos.

A %d blogueros les gusta esto: