7 razones para evitar mirar el móvil mientras comes

Entra a un restaurante y fíjate el papel que ocupa el móvil. En todas las mesas hay por lo menos uno. Nos parece que consultar el móvil mientras comemos hace que ahorremos tiempo, pero ¿qué habito estamos realmente creando?

movil_MMD

El móvil parece ya un objeto más en nuestros manteles, como un tenedor o un salero. Hemos creado un nuevo hábito. Si comemos solos, es la excusa perfecta para centrarnos en aquello que nos importa: redes sociales, fotos, emails. Si comemos acompañados, podemos enseñar vídeos y fotos a nuestros compañeros de mesa, compartir un dato o un cotilleo. Incluso, llegamos a ignorar a quienes tenemos enfrente para mantener una conversación vía whatsapp o messenger con alguien que está lejos.

¿A que nos está llevando todo esto? ¿Cómo afecta a tu alimentación y vida?

1)     La comida deja de ser protagonista a la hora de comer.

Nuestro foco de interés está en las pantallas de tablets y móviles y dejamos de prestar atención a la comida. Esto influye tanto en los alimentos que elegimos, como en la sensación que te despiertan.

Siempre aconsejamos ser conscientes de lo que comemos como herramienta para conocer tu cuerpo y encontrar la salud. Pero si comes sin prestar atención, tampoco podrás llegar a conocer tu cuerpo o cómo reacciona con los alimentos.

Cuanta menos atención le prestas a lo que comes, más te costará entender que los alimentos son tu mejor seguro de salud.

2)     Cambiamos lo que comemos.

Somos cuerpos llenos de emociones y muchas veces, comemos más para alimentar nuestro cuerpo emocional que el físico. El antojo, la ansiedad, la tristeza…se traducen en alimentos que queremos comer para calmar nuestra emoción.

Las pantallas de nuestros dispositivos, y móviles son grandes creadores de emociones. Vemos tantas imágenes, comentarios, opiniones, reacciones por minuto, que nuestras emociones van de aquí para allá, saltando constantemente.

Con solo deslizar los dedos por la pantalla, puedes experimentar motivación, alegría, desmotivación, frustración… ¿Y cómo se traduce esto si estas comiendo?

Vas a elegir alimentos que calmen estas emociones y NO suelen ser verduras de hoja verde…

3)     Dejemos de prestar atención al verdadero entorno social.

Sentarse a comer es un ritual social desde siempre. Alrededor de una mesa, se crea una familia. Compartimos experiencias, vivencias, opiniones. Se refuerzan nuestros lazos sociales. Nos ponemos al día de aquellas cosas que nos son importantes.

Pero si comes más pendiente del móvil que de tus compañeros de mesa, estas desperdiciando unos de los mejores momentos de relación con las personas.

Te estás perdiendo un momento ideal de comunicación.

4)     No saborearemos la comida, ni nos damos cuenta de cuando estamos llenos.

No enfocándote en la comida, no eres consciente de cuando has comido suficiente. La sensación de saciedad no llega plenamente al cerbero, que ya está muy ocupado procesando tweets y fotos.

Comer sin móvil, significa disfrutar saboreando el alimento despacio, disfrutar de esta sensación, tener una experiencia más intensa.

No renuncies a la mitad del placer, disfruta de verdad de lo que comes.

5)     Influye en ingestas posteriores.

La falta de foco no solo influye en aquello que estas comiendo en cena o almuerzo. Estar atento a lo que comemos nos ayuda a regular el control del apetito, en esa comida, y en las posteriores. Según este estudio, el tipo y la cantidad de alimento que escogemos es menos sano en las personas que prestan atención más atención a las pantallas que al plato.

Se consumen más alimentos que deberían ser de consumo ocasional. Y, por ende, los que deberíamos consumir más (si, vegetales, hortalizas, etc.) los comemos menos. Ya se han hecho estudios que constante que sobretodo en niños y jóvenes, comer con dispositivos electrónicos, tiene impacto sobre hábitos alimentarios.

6)     Es poco higiénico.

Tu móvil o tablet pasa por tus manos (limpias o sucias) y las de otros en muchísimos momentos del día. Por eso, está lleno de bacterias. Probablemente no tocarías la superficie de la silla donde te sientas antes de llevarte una patata a la boca. Pues jugar con el móvil y luego comer, es lo mismo en términos higiénicos.

Los móviles están llenos de bacterias, igual que cualquier superficie que no se desinfecta.

7)     No sólo no ayuda a bajar de peso, puede hacerte engordar.

Una de las claves para bajar o mantener tu peso es darte cuenta de qué y cómo comes. Si mañana te hacen escribir todo lo que vas comiendo durante el día, es muy probable que seas más cauteloso con lo que vas a elegir para comer. Hay estudios que evidencian que sólo prestando atención a lo que nos llevamos a la boca es una herramienta eficaz para bajar de peso.

La tecnología es una herramienta que nos está ayudando en muchísimos aspectos. Pero nos distrae constantemente del presente. Debemos esforzarnos para saber integrarla bien a nuestra vida. El estado de mindfulness, de estar presente en cuerpo y mente en cada momento de tu vida, es lo que te hará feliz.

¿Crees que podrías ponerte manos a la obra y dejar tu móvil de lado después de leer estas lineas?

 

A %d blogueros les gusta esto: