El aguacate (también denominado Palta según la región geográfica) es el fruto de un árbol originario de México, Guatemala o El Salvador. Es un alimento  muy versátil, y aunque es muy común comerlo en forma de guacamole, puede tomarse en ensaladas, arroces, pescados, cremas e incluso hay quien se atreve a incluirlo en el postre.

Aguacate_CSS

Es un alimento característico por su textura melosa y su sabor, que si bien es cierto que contiene cierta proporción de grasas (mayoritariamente monoinsaturadas), es un alimento perfectamente válido y saludable que podemos incluir en nuestro menú aunque nuestro objetivo sea el de perder peso.

En realidad por cada 100g de aguacate tan solo un 12% pertenece a grasa. Contiene un 1.5% de proteína y alrededor de un 6% de hidratos de carbono (de los cuales más de la mitad son fibra). Así pues, más de un 78% de su contenido es agua, por lo que esa mala etiqueta que se le asocia no le es merecida.

En cuanto a sus micronutrientes, destaca por su contenido en vitamina K y folatos. Unos 100g de aguacate pueden llegar a cubrir el 20% de cantidad diaria recomendada de la primera y alrededor de un 20% de las necesidades de ácido fólico diario. También es importante su contenido en potasio, ácido pantoténico, vitamina B6 y vitamina C.

Evidentemente es un alimento de origen vegetal por lo que su contenido en colesterol es nulo. Además, ciertos estudios publicados recientemente parecen indicar que su alto contenido en fitoquímicos podría generar efectos beneficiosos para la salud. Su composición en sustancias vegetales activas o fitoquímicos, podría ayudar a mejorar los niveles de colesterol sérico. En un metaanalisis realizado el año pasado que evalúa una serie de estudios clínicos aleatorizados, se mostró también que la inclusión del aguacate (200g/día) en una pauta dietética de pérdida de peso, ayudaba a mejorar la saciedad de los pacientes en comparación al grupo placebo, sin afectar negativamente a la pérdida de peso (muy similar en ambos grupos).

Y no solo eso, en el anterior estudio de revisión citado, se observaron mejoras en ciertas complicaciones derivadas de la diabetes, además de un significativo efecto protector en el perfil lipídico de los pacientes debido a su alto contenido en ácidos grasos monoinsaturados, poliinsaturados, fibra y fitoesteroles. Su contenido en potasio y luteína puede ayudar a mantener una presión sanguínea normal y promover el control de procesos oxidativos, estrés e inflamación.

Así pues, espero haberos convencido de que el aguacate puede llegar a ser un alimento básico en vuestro menú, aunque vuestra meta sea reducir peso. Está riquísimo, congenia fenomenal con ensaladas y entrantes fríos y dará a nuestros platos un toque de textura y sabor deliciosos.

Fuentes:

Base de datos composición de alimentos BEDCA.

Food data base Nutrition Data

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: