Empezamos Septiembre, un mes de inicio para algunos y de descanso para otros, sea cual sea tu situación en Cocina Sana y Segura queremos que os alimentéis de forma saludable y sobretodo que innoves en la cocina.

Por ello, en esta ocasión os voy a hablar del Sesamum inducum o sésamo, que es una planta oleaginosa cuyo cultivo se ha ido extendiendo por las regiones tropicales del mundo. Los árabes la llamaban alcholcholén, de allí viene el nombre de ajonjolí. Y según dicen, ya en su tiempo Hipócrates recomendaba sésamo en sus prescripciones curativas.

¿Lo conocéis? ¿Sabéis que propiedades tiene y como usarlo?

Continuad leyendo y lo descubriremos juntos.

AJONJOLI_CSS

Quizás en nuestra cocina no sea un ingrediente muy popular pero en países de Oriente se trata de un alimento tradicional, ya que le confieren propiedades como la de fortalecer el sistema nervioso, prevenir enfermedades como la hipertensión  o la arteriosclerosis, además de retardar el envejecimiento celular.

Como podéis ver sus cualidades son, cuanto menos, interesantes.

¿Por qué usar ajonjolí en mi cocina?

  • El contenido de lípidos de las semillas de sésamo es de un 52%, de los cuales un 80% son ácidos grasos insaturados, omega 6 y omega 9, lo cual es importante sobre todo para los que padecen hipercolesterolemia.
  • El ajonjolí es el alimento vegetal más rico en lecitina, la cual ayuda a prevenir el agotamiento nervioso y cerebral.
  • Las proteínas que contiene son de alto valor biológico, y este es mayor cuando lo combinamos con legumbres y/o cereales.
  • En cuanto a las vitaminas sobretodo es rico en B1, B2, E.
  • Alto contenido en calcio biodisponible: por lo que será una buena fuente de este mineral para las personas que no tomen alimentos de origen animal (lácteos, pescado con espinas,…).También es rico en fósforo, magnesio, zinc y cobre.

¿En  qué versiones podemos encontrar el ajonjolí?

  • Tahin o manteca de sésamo: se obtiene al mezclar las semillas molidas con agua. Se puede usar como sustituto de los lácteos, y al diluirlo se obtiene una rica leche de sésamo.
  • Gomasio o sal de sésamo: para  ensaladas, verduras, sopas. Se puede hacer en casa tostando 15 cucharadas de sésamo, y moliendo en un mortero dichas semillas con una cucharada de sal marina.
  • Halva: se obtiene al mezclar las semillas con miel de abejas. Es una pasta dulce y energética.
  • Aceite de sésamo: es de gran calidad y gran estabilidad. Con alto contenido  de antioxidantes que impiden su enranciamiento. Podemos usarlo para hacer pan, galletas, bizcochos,…
  • Semillas: las podemos encontrar en diferentes colores, aunque las más comunes son las blancas.

Ideas de recetas:

  • Tarta de manzana y sésamo: poner sobre el hojaldre unas manzanas cortadas en finas láminas y pintar con mantequilla. Luego espolvoreamos las semillas de sésamo por encima y horneamos  durante unos 15-20 minutos.
  • Pollo con ajonjolí: cocinar las pechugas en una sartén. Mezclar media taza de miel, una de agua, dos cucharadas de maizena, media taza de salsa de soja y media cucharadita de jengibre molido. Espesar dicha salsa en la sartén y juntar con las pechugas y espolvorear sobre ellas semillas de ajonjolí.
  • Ensalada con ajonjolí: tostar en la sartén un puñado de ajonjolí y juntar con la lechuga, tomate, cebolla, medio aguacate, y aliñar con aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta.

Después de todo esto, ¿os animáis a probar este versátil alimento?, y si ya lo habéis hecho, ¿nos contáis que tal la experiencia?

Desde CSS os animamos a probar nuevos platos, así seguro que no os aburrís en la cocina.

 

Photo Credit: comopiensocomo via Compfight cc

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: