Alimentación infantil.

Hoy hablo de la alimentación infantil, y te invito a que reflexiones sobre si es saludable o no la alimentación de cualquier niño o niña que tengas a tu alrededor: hijo/a, sobrino/a, nieto/a, vecino/o, alumno/a…

¿Por qué es importante hablar de alimentación infantil?

Es importante hablar sobre este tema, porque la OMS (Organización Mundial de la Salud), ya advirtió en Enero del pasado año, que había una cifra alarmante de niños menores de 5 años con sobrepeso u obesidad (41 millones !! ), y por desgracia, estas cifras no han mejorado nada.

“El sobrepeso y la obesidad tienen un impacto en la calidad de vida del niño, ya que se enfrentan a una gama amplia de barreras que tienen consecuencias físicas o psicológicas”, según destacó Sania Nishtar, copresidenta de la Comisión de la OMS para acabar con la obesidad infantil.

La obesidad infantil está asociada a una amplia gama de complicaciones de salud graves y a un creciente riesgo de contraer enfermedades prematuramente, entre ellas, diabetes y cardiopatías.

La OMS reconoce que la venta de alimentos y bebidas no saludables es el principal responsable de este incremento del sobrepeso en niños (en especial en los países en desarrollo).

¿Qué podemos hacer para mejorar?

Os invito a ver este vídeo:

Tal y como se menciona en el vídeo, sólo un 30 % de la alimentación de los españoles es producto fresco, nos alimenta la industria y no el campo.

No hay un etiquetado claro en los productos, y la legislación en cuanto a etiquetado deja mucho que desear…

Lo puedes comprobar con la última polémica entre una periodista y una empresa de alimentos infantiles, en relación a su etiquetado y el aceite de palma, que es un ingrediente poco saludable (aquí y aquí).

Para mejorar la alimentación de los más pequeños (y de paso, la de los mayores también):

  • consumid más producto fresco, sin envases ni etiquetas.
  • cocinad los alimentos.
  • leed bien las etiquetas de los productos alimenticios que se compren.
  • evitad comida preparada-procesada (sobre todo la dirigida al público infantil). Para más información aquí.
  • no fiarse de la publicidad que alega supuestos beneficios de los productos, ni guiarse a la hora de comprar un producto por el sello de alguna sociedad científica.
  • haced la compra más en el mercado y menos en el supermercado.
  • y lo más importante: los mayores somos los que debemos enseñar una buena alimentación, dando ejemplo.

En próximos post seguiremos con este tema, porque merece la pena cuidar la alimentación de los niños y niñas de hoy, que serán los adultos del mañana.

A %d blogueros les gusta esto: