Como todo dietista-nutricionista soy pluriempleada, estoy con diversos proyectos trabajando para ganarme la vida y para hacer lo que realmente me gusta y me apasiona, enseñar a las personas a alimentarse mejor y llevar un mejor estilo de vida. Dentro de todos estos proyectos estoy en el que creo que más me complace, que más me gusta y más me apasiona: talleres de alimentación saludable para adolescentes.

Disfruto mucho cuando participan, preguntan, discuten,… sobre la actividad en cuestión. Es maravilloso ver como abren los ojos literalmente cuando le cuentas la última de la dietética y nutrición, como se sorprenden cuando les hablas de las recomendaciones de azúcar de la OMS y cuanta tiene su desayuno o un refresco, entre otras cosas.

Aprenden un montón, además, creo que a algunos de los alumnos de verdad que les llega y cambian o comienzan a hacerlo un poquito. De hecho me han llegado a decir que han “cogido un trauma” por ver un capítulo de unos dibujos animados donde un niño coge tanto peso que llega a tener un infarto.

adolescentes-alimentación-CSS

Pero, ¿de qué sirve toda esta formación, estos talleres, lo que se involucran los profesores,… si vas a la cafetería en un hueco entre dos talleres y te la encuentras llena de bollería industrial, patatas, snacks, chocolatinas y todas las chucherías del mundo mundial y además haya máquina expendedora de refrescos y zumos?

Sé que el señor o la señora que regente la cafetería, tiene este tipo de productos para que le sea rentable, para poder trabajar y vivir de su trabajo. Pero creo que no es un buen futuro para nadie que ese tipo de productos se vendan en las cafeterías de los institutos. Sólo le viene bien a la industria alimentaria y a las farmacéuticas.

Muchos somos los compañeros de profesión que decimos, pensamos, divulgamos en todos los sitios,… que los adultos tenemos que dar ejemplo, que el ejemplo tiene que ser saludable, que tengan a mano alimentos saludables para que los niños puedan elegir, etc. De hecho, hace una semana a una vecina que tiene un niño pequeño le dejé un libro de Carlos González, “Mi niño no me come”. Me decía que de pequeño comía de todo, le gustaba todo lo que le ponía y que últimamente nada de verduras y que era un quebradero de cabeza. Pues le expliqué que lo mejor es que esté en la mesa, que pueda elegir y que sean ejemplo en casa para que coma de todo. Pero pensé ¿y si mejor le ofrezco un libro? Se lo ofrecí y me dijo que sí. Sé que lo está leyendo, sé que dio el paso para comenzar a tener una relación sana con su hijo respecto con la comida.

¿Qué consecuencias tienen este tipo de productos en la salud de los niños y adolescentes?

La alimentación poco saludable junto con el estilo de vida (sedentarismo), el alcohol, el tabaco y las bebidas que no sean agua, están íntimamente relacionadas con las enfermedades no transmisibles, que son aquellas por las que más gente muere: obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

El problema es que cuando los alimentos poco o nada saludables entran a formar parte en la base de la alimentación de un niño o un adolescente tiene su futuro hipotecado. ¿No hay ya suficiente con la que tenemos encima que además ayudamos a los más pequeños a tener hipotecada su salud futura?

La OMS recomienda tomar 25 g de azúcar  para un adulto como máximo y 5 g de sal, en estos productos lo que más podemos encontrar es azúcar o sal. Si son niños o adolescentes la cantidad disminuye notablemente (en realidad las recomendaciones están hechas para adultos).

Por estas razones tenemos que conseguir que los alimentos que más vean y que se encuentren a su alcance sean alimentos saludables, poco procesados. Por ello tenemos que lograr que en los colegios, institutos, comedores escolares,…. existan cada vez menos los productos perjudiciales y más frutas, verduras,… en general alimentos poco procesados.

Está claro que los adolescentes se las pueden ingeniar para conseguir alimentos poco o nada recomendables, pero si nosotros se lo ponemos más fácil con las opciones a su alcance, talleres como en los que participo tendrán más impacto y valoración.

Imagen: MattysFlicks via Compfight cc

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: