Hace apenas 3 días desde que estrenamos año. Y como todos los años, habrá venido seguro cargado de buenos deseos, intenciones, ilusiones y propósitos…Muchos propósitos para cumplir.

¿Cuál es tu propósito de año nuevo?

¿Vas a dejar de fumar? ¿Aprender un nuevo idioma? ¿Estudiar un máster? ¿Quieres cambiar de trabajo?  ¿Vas a ir al gimnasio? O… te has decantado por  el propósito estrella de todos los años ¡HACER DIETA!

belly-2473_1920

Aún queda el día de Reyes por delante, pero ya he escuchado varias veces durante estas Navidades eso de “ufff en pasar Navidades me pongo a dieta…otra vez”.

Tanto las Navidades como el verano (antes del verano con la operación bikini y después para compensar los helados y las cañitas) son un punto de inflexión para muchos.

Lo cierto es que si te has propuesto ya varias veces adelgazar o “ponerte a dieta” y no has tenido éxito deberías plantearte y reflexionar porqué ésta vez crees que va a ser diferente.

Ponerse a dieta tras el Año nuevo

“Ponerse a dieta” lo entrecomillo porque bajo mi punto de vista es una expresión con una connotación errónea y que no nos evoca precisamente sensaciones muy positivas, más bien al contrario.

Al fin y al cabo dieta hacemos todos. La dieta es el conjunto de alimentos que ingerimos a lo largo del día o habitualmente. Pero socialmente se asocia al hecho de restringir los alimentos o la energía que aportamos a nuestro organismo a lo largo del día con la intención de perder peso.

Las hay de todos los tipos que podamos imaginar. Las denominadas como “Dietas Milagro” campan a sus anchas en busca de víctimas deseosas de acogerlas como agua de Mayo tras una época de excesos. Esto daría para un post completo (o varios) debido a gran variedad de tipos de dietas milagro que hay, cada cual más pintoresca que la anterior. Pero cuando hablamos de salud, las modas y los milagros no son tales. La alimentación y la obesidad son mucho más que una dieta milagro.  

Tendemos a pensar, y en parte por culpa de este tipo de dietas, que estar a dieta es aburrido, soso y lo que es peor…que tiene fecha de caducidad. Lo cual entiendo si has estado siguiendo alguna dieta completamente inviable o incompatible con tus gustos personales, tu entorno y tu vida social.  Así que siento decepcionarte pero estar a dieta engorda y suele acabar en fracaso. ¿Qué hacemos entonces?

diet-695723_1920

Cambio de hábitos

¿Por qué no hablamos entonces de cambio de hábitos? Cambiar tus hábitos implica compromiso continuo y constante por tu parte, supone dejar de hacer cosas que llevabas quizás años haciendo y empezar a hacer otras que en la vida habías hecho.

Es un proceso que lleva su tiempo y puede que no sea tan fácil, pero es la única opción.

Un buen nutricionista siempre te hablará de cambio de hábitos, se centrará en tu salud como pilar fundamental para mejorar tu alimentación y te acompañará en el proceso. También te querrá ver implicado en el proceso, al fin y al cabo eres tú el protagonista del cambio.

Empezar el 2017 con buen pie

Cada persona tiene unas circunstancias y necesidades personales distintas. Adelgazar es mucho más complejo que alimentarse a base de lechuga y pechuga, cenar piña o beberte el batido détox de moda. El exceso de peso comporta un riesgo importante para la salud, aún más si cursa con enfermedades asociadas. Sé exigente con tu salud.

Los dietistas-nutricionistas somos los profesionales sanitarios específicamente preparados y formados para ayudarte a mejorar tu alimentación teniendo en cuenta todas tus circunstancias personales (patologías, entorno, gustos, cultura, etc.). Asegúrate de buscar un buen dietista-nutricionista que te ayude y acompañe en tu proceso de cambio de hábitos. Dale a tu salud el valor que tiene.

Este año si quieres, ¡puedes!

success-1773928_1920

A %d blogueros les gusta esto: