Vivimos en una sociedad enferma. Sí, enferma muy enferma. Todo tiene que ser con prisa, en el momento, rápido,… Resumiendo vivimos en el consumo inmediato. ¿Por qué tiene tanto éxito el fast-food? Pues porque es rápido y da placer, es sabroso.

carta-Cocinasanaysegura

Durante años nos han dicho que este producto u otro ayuda a adelgazar, que puedes perder 3 kilos en una semana fácilmente, aunque con ello arriesgues tu salud. Lo peor de creerlo es la inmediatez. Parece que nada requiere esfuerzo. Pues siento decirte que todo tiene un precio y no solo económico. También de tiempo, esfuerzo, motivación, acción, aprendizaje, desaprendizaje,…

Hace unos días me consultaron sobre algún producto para disminuir la grasa abdominal y de las piernas, que si había alguno. Mi contestación fue que si existe un producto y se llama ejercicio. Hay que especificar que nuestro cuerpo no va a utilizar la grasa de donde queremos, sino que recurrirá de donde elija. Hacer ejercicio ayudará de verdad, no tomando una pastilla o batido o poniéndote un parche y quedándote sentada delante de la tele.

Vale, ejercicio. Pero ya hago ejercicio. Tengo un trabajo que no paro de moverme y voy al trabajo y vuelvo andando.

Pues entonces algo falla. Igual el resto de las 10 horas entre trabajo y caminatas no comes bien o el ejercicio que crees que es suficiente no lo es. Por eso es importante visitar a especialistas de la nutrición y actividad física. Pero que no te cuenten milongas, que no existen alimentos que resten calorías ni productos ni dietas milagrosas que de repente te hagan ponerte estupenda. No es cierto.

Puede ser también que haya otro factor. ¿Cómo gestionas tus emociones? ¿Vives en un estrés continuo? Aquí la única opción es visitar a un especialista de la cabeza y no al médico de cabecera para que te mande unas pastillas para la ansiedad que te dejan grogui y no solucionan ningún problema. La opción es un psicólogo ya que con este especialista podrás trabajar tu gestión de las emociones, aprender a conocerte, a gestionar situaciones que te desbordan, a tener una buena relación con la comida, entre otras muchas cosas.

Otro día fui a la peluquería y me preguntaron sobre un producto en concreto que “acelera el metabolismo” y que no voy a mencionar. Le dije que si quiere acelerar su metabolismo solo hay una cosa: Ejercicio. No sé qué entiende la gente por metabolismo, solo sé que es una creencia errónea y que hablan de ello como quien habla del calor que hace en verano.

Quieres que todo cambie sin hacer cambios y eso no es posible. Si quieres que tu peso cambie, tu energía cambie, tu bienestar cambie… tienes que empezar por tomar acción, por comenzar por un pequeño cambio, por salir de tu rutina.

Y no, esto no es una bronca, esto solo es para reflexionar, sobre todo porque cómo tú hay mucha gente que viene preguntando sobre productos a la consulta. Para mí el único producto con el que podemos contar en la consulta eres tú, tu actitud, tu constancia, tu conocimiento, tu aprendizaje,… Tú eres protagonista, no el producto que le han dado a tu amiga para perder peso y/o que un especialista en salud te ha recomendado.

Es más, he preparado una metáfora que te ayudará a entender cuál es mi versión de lo que es cuidar tu cuerpo. Que por cierto, es el único que tienes.

El vestido que es tu cuerpo

Piensa en los alimentos que tomas, que eliges, que preparas son la ropa de tu cuerpo. Según la calidad de esos alimentos que consumes, así es después la calidad de salud de tu cuerpo. Es como si compraras lana para hacer un jersey. Si la calidad de la lana es mala o no muy buena, ese jersey te durará poco, hará bolas cuando lo laves,… Pues esto es igual. Si tomas alimentos de mala calidad (sobre todo los muy procesados) tu cuerpo lo nota aumentando la tensión arterial, el colesterol, el ácido úrico,… Tu cuerpo sabe en ese momento que hay algo que no está bien. A nivel anímico te encuentras cansada, fatigada, sin ganas de hacer nada, con poca energía,… Y esto no me lo invento, todavía no he tenido un paciente que me haya dicho que se encuentre igual o peor que antes cambiando la alimentación.

wool-1240584_1920

Imagina una madeja de lana de calidad. Antes de tejerla la conviertes en ovillo para manejarlo mejor y que no se enrede en el proceso. Esa parte la puedes comparar con la preparación de los alimentos que vas a comer. Si los cocinas tú seguro que están mucho más ricos y sabrosos que si los compras hechos (si no es así, tres cosas, haz un curso de cocina ya y piensa que seguramente para que estén más ricos los elaborados le ponen ingredientes que no son muy saludables. Así que adapta tu paladar a la alimentación de verdad).

Comprar la madeja de lana y convertirla en ovillo sería alimentarte (elegir, preparar, cocinar).

knit-490823_1920

Cuando estás tejiendo ese jersey es como el proceso de nutrición. Estás masticando y ya las enzimas de la boca comienzan su trabajo, comienza el mecanismo del cuerpo a funcionar, a trabajar de manera precisa si los nutrientes son buenos, son los que necesita. Tejer el jersey es nutrir el cuerpo y también todo el metabolismo y el aprovechamiento de nutrientes para mantener vivos todos los tejidos del organismo.

Cuando terminas de hacer las partes del jersey hay que coserlas para mantenerlas unidas y formar el jersey eso se consigue con una aguja y lana. Tener claro cómo va cada parte es fundamental para no tener que deshacer el montaje. Este montaje se puede comparar con el ejercicio y mantener una mente sana. El ejercicio fortalece músculos y huesos que son la estructura básica para mantener el cuerpo en pie y en movimiento. Si coses mal el jersey no te sentirás a gusto con el puesto, es necesario practicar ejercicio diariamente para sentirte bien, fuerte, con energía. Esto también se puede extrapolar a la mente, tener una mente clara, organizada, despejada, saber cómo gestionar las emociones, los imprevistos del día a día, son clave para mantener la estructura mental que ayudará a la corporal.

Para aprender a tejer un jersey necesitas un tiempo, ya cuando estás empezando es probable que se te escape algún punto y tendrás que deshacer para volver a hacer. Pues con la salud es igual, hay que aprender a alimentarse de manera adecuada, tener hábito de practicar ejercicio físico y mental. Para tener un hábito tienes primero que desapender lo que ya sabías, aprender nuevas cosas y poco a poco instaurar esas nuevas cosas en tu día a día. No quieras hacerlo todo rápido y ya, porque entonces tu jersey tendrá agujeros por donde escape la salud.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: