La semana pasada me sentí afortunada al participar en unas jornadas organizadas por ADINU Valencia, estudiantes de nutrición humana y dietética de la Universidad de Valencia, en el que personas con una gran trayectoria profesional hablamos de nuestra experiencia como dietistas-nutricionistas.

Al final de la jornada con un cansancio acumulado bastante importante, y que no sé cómo no desconecté, bueno, sí lo sé, es porque la mesa redonda trató el tema del dietista-nutricionista en cooperación humanitaria. Y me vino la inspiración para este artículo, tenía claro que quería escribir acerca de esta experiencia, lo que no tenía tan claro era el tema.

bajar de peso-CSS

Creo que pensarás, ¿y este título del artículo a qué viene? Pues viene a que la mesa anterior trató del dietista-nutricionista y los medios de comunicación. Aquí entra Andalucía, no voy a entrar en datos, sino que solo voy a hablar de mi reflexión propia, aunque sé que no seré la única que lo piensa ni la última.

Programa de televisión

En Canal Sur en Andalucía hacen un programa que se llama La Báscula. Es un programa donde un grupo de 4 personas (aunque el pasado domingo me enteré que hay un equipo de 5 integrantes como algo extraordinario) con obesidad se unen para bajar de peso con la ayuda de un asesor en actividad física, un asesor en alimentación (dietista-nutricionista), una endocrina y una psicóloga. La endocrina pone un reto para perder en una semana entre todos y entrenan tanto en deporte como a nivel psicológico como a nivel alimentario. A la semana siguiente se pesan y si consiguen el reto, les ponen otro para la siguiente semana y si no lo consiguen y no tienen oportunidades (creo que son 2 veces las que pueden no conseguir el reto) pues se van y entra otro grupo. Durante el programa se ven los problemas del día a día, los entrenamientos, etc. Además se dan consejos de ejercicio físico a practicar y cómo hacerlo y de ideas para cocinar entre otras cosas.

Personalmente me encanta pese al peso que pierden durante el programa, que es muchísimo, aunque parten de un peso bastante elevado y cambian de manera casi radical sus hábitos.

Lo que me asombra es la felicidad en las caras de estas personas tras 7 meses de programa.

Cooperación humanitaria

Bueno, voy al grano. Después de ver  el trabajo de un dn en la tele, nos presentaron la parte donde un dn puede trabajar y es menos mediática y, personalmente creo que, más satisfactoria. Es el trabajo de cooperación humanitaria.

Dos dietistas-nutricionistas del País Vasco e Islas Baleares nos hablaron de su trabajo en cooperación humanitaria en dos lugares del mundo: Mozambique y Gambia. Ya sé que la situación en España es complicada y hay cada vez más personas, adultos y niños, en riesgo de desnutrición, aunque también se habló de ello.

En estos países se trabaja desde cómo cultivar sus propios alimentos, pasando por la elección de los alimentos que se van a cultivar. Ahora hay que trabajar en cómo enseñarles a que esos cultivos sean de alimentos que, combinados, aporten las necesidades nutricionales de la comunidad. Por cierto, si estás interesada/o en ser voluntaria/o en alguna iniciativa podría facilitarte información, ya que buscan dn para ayudar en las tareas en las que podemos trabajar.

En España hay una nueva iniciativa de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas con Alimentacción. Un proyecto que busca ayudar a las personas a que con los recursos que les faciliten en los bancos de alimentos, Cáritas, Cruz Roja,… aporten los nutrientes que necesiten para su vida diaria. Aunque también busca recursos para facilitar a esas familias mediante aportes económicos y sobre todo de voluntarios.

 Para terminar

Para mantener nuestras funciones vitales, estudiar, practicar deporte, trabajar,… necesitamos alimentarnos con alimentos que contengan los nutrientes necesarios para ello. Lo que es impresionante es como unos tienen tanto y otros tan poco. ¿Cómo es posible que aquellos que tienen más sean más mediáticos que los que tienen menos?

Claro que está que las dos circunstancias son un reto, un reto para tener salud, un reto para aprender, un reto para trabajar. Da igual si para perder o ganar, yo pienso que siempre se gana. Y el reto no sólo es de las personas que quieran perder peso o de aquellos que quieran tener un plato de comida todos los días en la mesa, también es del profesional, ya que tiene que hacer llegar a las personas ese mensaje, que lo entiendan, que lo interioricen y lo practiquen. Es un trabajo entre todos para que el mundo esté un poco mejor “repartido”.
Imagen: Clbustos via Compfight cc

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: