Quemagrasas_CSS

Hace ya un par de semanas que dejamos atrás las fiestas navideñas con lo que ello conlleva, pero lo peor  viene después: el bombardeo en los medios de comunicación de dietas con resultados rápidos y sin esfuerzo, productos con propiedades milagrosas, y un largo etcétera.

En resumen, primero nos incitan a cebarnos y luego nos animan a que bajemos esos kilos de más con métodos “fáciles” a la par de estúpidos.

Hace unos días mi compañera Nieves nos hablo de una dieta milagro muy conocida, tienes el enlace aquí. En esta ocasión voy a hablar de los alimentos llamados “quema grasa”, y es que en consulta me lo suelen preguntar a menudo poniendo ojitos del gato de Shrek,  y sí, suele ser incomodo y frustante responder a esa pregunta.

Alimentos con poderes quema grasas:

Seguro que habréis visto en los medios de comunicación dietas del pomelo, de la alcachofa, del limón, del té verde, de la piña, de las frutas ácidas,….podríamos continuar hasta el infinito, ya que cada año salen varias nuevas y todas con supuestos resultados maravillosos y poderes quema grasas.   Su atractivo consiste en prometer la pérdida de los kilos que nos sobran sin cambiar nuestro estilo de vida y hábitos, los cuales seguramente fueron los que nos llevaron a engordar.

Parece que por mucho que evolucionemos seguimos pensando que esa pastillita mágica existe, como una especie de caramelo que te tragas y por dentro actúa cual comecocos hacia tu grasa “molesta” mientras tú te dedicas a estar sentado en el sofá comiendo patatas fritas. Suena surrealista, ¿verdad? Pues eso es lo que esperamos, algo fácil, rápido, sin esfuerzo….y así es como luego nos encontramos cosas como esta que ya explicó en su momento Juan Revenga, y que animo a leerlo y a escandalizaros un poco de cómo los seres humanos somos capaces de poner en peligro nuestra salud por alcanzar un objetivo sin esfuerzo alguno.

Monodietas:

Como bien sabrás algunos de los alimentos antes nombrados son los protagonistas de una monodieta, es decir, dietas en las cuales te alimentas mayoritariamente de un producto con propiedades espectaculares.

En algunas de estas dietas el alimento estrella está presente en todas las tomas con otros alimentos, normalmente proteicos como el huevo, el pollo y yogur;  y en otras en forma de capsulas mientras tu alimentación es muy baja en calorías.

¿Cómo no vas a perder peso de esta forma?

El problema es que se trata de una alimentación totalmente desequilibrada, ponemos en juego nuestra salud, además de perder dinero y tiempo, ya que al no cambiar nuestros hábitos alimentarios en cuanto volvamos a nuestra alimentación habitual recuperaremos los kilos perdidos y con alguno de regalo.

Conclusión:

Está claro que a todos nos gusta lo cómodo, rápido y sencillo, pero…¿realmente estás dispuesto/a a maltratar de esa forma tu cuerpo? Al fin y al cabo es el único que tenemos y gracias al cual podemos expresarnos, correr, abrazar, viajar, bailar, nadar, saborear,… ser nosotros mismos.

En tu mano está el seguir dejándote engañar por estos remedios milagrosos (y engañosos) con los que limpiar tu conciencia pensando que ya estás haciendo algo por alcanzar tu objetivo mientras te comes una caja de pasteles. O por el contrario, empiezas a cambiar de hábitos y a hacer las cosas de forma correcta y coherente, y a seguir una alimentación la cual puedas mantener durante toda tu vida.

 

 

Photo Credit: Rachid Lamzah via Compfight cc

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: