Quizás seas de las personas que piensan que perder peso es sencillo, con solo dejar de comer ciertos alimentos, comer menos calorías y un poco de ejercicio lo tienes controlado.  Siento darte una mala noticia, esto no es tan fácil, no somos elementos aislados y hay muchos factores que intervienen en esa pérdida de peso.

Hoy te hacemos una pequeña introducción al tema y poco a poco iremos desgranando en posteriores artículos cada uno de los factores que interfieren en la pérdida de peso.

perder-peso-CSS

La pérdida de peso en la consulta

La mayoría de los pacientes van a perder peso a la consulta del dietista-nutricionista, muchos diciendo saber lo que tienen que hacer, aunque si lo supieran a ciencia cierta o lo hubieran conseguido por su cuenta seguro que no iban a la consulta. La verdad es que si fuera tan sencillo ¿para qué estudiamos una carrera de 4 años?

Hay dos maneras de perder peso.

  • Una de ellas es de manera descontrolada, con una alimentación pobre en nutrientes y en alimentos, sin apenas sabor, monótona y esperando que termine ya ese suplicio.
  • Otra manera es con la ayuda de un profesional de la dietética y nutrición que te ayude a entender de qué trata una alimentación saludable y teniendo en cuenta no sólo tus gustos, si no también tus patologías, tus hábitos alimentarios y de vida, ayudándote en el proceso para que tu alimentación y hábitos cambien para durar en el tiempo.

De todas maneras esa no tiene que ser tu única prioridad, porque cuando no consigas tu objetivo dejarás de alimentarte de forma saludable haciendo que todo el trabajo que hayas hecho se desvanezca.

¿Cuáles son los elementos que influyen en la pérdida de peso?

La verdad es que cada día hay más investigaciones que nos dejan alucinando por su influencia en la pérdida de peso.

Factores internos

  • Hormonas: nuestro sistema hormonal tiene que tener un equilibrio, en el momento que éste se vea afectado por cualquier elemento puede hacer que perdamos el control de nuestro peso como ocurre con el estrés sobre el cortisol.
  • Flora intestinal: cada vez más se está estudiando y viendo el gran poder que ejercen los microorganismos en nuestra salud y en nuestro peso corporal.
  • Genética: los genes predisponen una situación u otra ya sea de enfermedad o ausencia de ella, incluso el medio en el que vivimos puede hacer que aunque no tengas predisposición tus genes cambien y ahí la tengas.
  • Emociones: muchas veces comemos según sentimos, preferimos alimentos salados o dulces, cuando nos enfadamos o nos deprimimos comemos más o menos, o tenemos preferencia por algún alimento en cuestión.

Factores externos

  • Medio ambiente: en el medio ambiente podemos encontrar disruptores endocrinos (como podría ser el bisfenol A, sustancia que está autorizada actualmente para la fabricación de materiales plásticos destinados a entrar en contacto con alimentos) que hagan que, al entrar en contacto con nuestro organismo, aumentemos de peso.
  • Alimentos elegidos: elegir comer unos alimentos u otros en nuestra alimentación habitual puede desencadenar un bajo peso o un aumento de peso. Y es en este punto donde la industria alimentaria tiene un gran impacto a la hora de llenar el cesto de la compra…
  • Ejercicio: si practicamos o no ejercicio también influye en la pérdida de peso, incluso el tipo de ejercicio, la constancia,… entre otros elementos.

Interacción entre factores externos e internos

Estos elementos no se encuentran aislados, sino que existe interacción pudiendo agravar la situación y haciendo más difícil perder peso.

 

Está claro que todavía queda mucho por conocer e investigar, aun así iremos explicando poco a poco, en la medida que la ciencia nos deje, hablando en diferentes artículos de cuáles son los mecanismos y cómo podemos mejorar nuestra alimentación y nuestros hábitos para conseguir ese objetivo, todo ello cuidando los factores tanto internos como externos que se ha comentado anteriormente.

 

Imagen: SiroGraphy via Compfight cc

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: