El clima está cambiando, la alimentación y la agricultura también.

El próximo domingo, 16 de Octubre se celebra el día mundial de la Alimentación y tiene como temática este año la seguridad alimentaria y su desafío con el cambio climático. De ahí su lema: El clima está cambiando, la alimentación y la agricultura también.

DiaMundialAlimentación2_CSS

Se celebra en  una fecha más que adecuada teniendo en cuenta que la próxima Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU, COP 22 se celebra del 7 al 18 de noviembre  de este mismo año en Marrakech, Marruecos.

El reto del Hambre Cero del día Mundial de la alimentación 2016

El reto del Hambre Cero lo lanza el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon en la Conferencia sobre el Desarrollo Sostenible Rio+20 ,2012. Una visión personal de un mundo sin hambre que pretende ser un llamamiento mundial a la acción que culminaría en el año 2030.  Es un proyecto ambicioso, utópico a día de hoy pero muy necesario.

Tiene cinco pilares fundamentales sobre los que se desarrolla:

  1. Que el 100% de las personas tenga acceso a alimentos adecuados, durante todo el año.
  2. Que todos los sistemas alimentarios sean sostenibles.
  3. Acabar con el retraso en el crecimiento en niños menores de 2 años.
  4. Duplicar la productividad e ingresos de los pequeños agricultores.
  5. Reducir el desperdicio de alimentos y las pérdidas post-cosecha.

¿En qué se relacionan?

El reto del Hambre Cero propuesto por Ban Ki-moon tiene  mucha relación con el Día Mundial de la Alimentación (e incluso con el año internacional de las legumbres propuesto por la FAO). Todo está conectado:

Para terminar con el hambre, tenemos que cambiar el sistema de producción alimentario actual, adoptar prácticas de agricultura sostenible, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del sector agrícola (entre otros muchos).

Es decir, el objetivo mundial de lograr el Hambre Cero y que está fijado para 2030 no podrá ser alcanzado sin tener en cuenta el cambio climático y todo lo que lo provoca/acelera, por ello deben cambiar también la agricultura y el patrón de alimentación que tenemos.

El futuro del hambre y el cambio climático puede no ser necesariamente positivo, si no actuamos de forma inmediata.

Sin embargo, la paradoja y la realidad que vivimos cada día es ver que mientras más de 1900 millones de personas adultas y 41 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso y obesidad, más de 900 millones de personas sufren desnutrición y se mueren literalmente de hambre según la OMS (a eso sumémosle los 2000 millones de personas adicionales que vivirán en el año 2050). Todo en el mismo lugar, en el mismo planeta. Como bien describe en el título de su libro José María Bengoa: Hambre cuando hay pan para todos. Así de crudo.

Por todo ello, el eslogan que refuerza al lema de este año integra lo que hemos comentado anteriormente (agricultura, cambio climático y Hambre Cero).

“Vamos a adaptar la agricultura al cambio climático para construir la Generación Hambre Cero”

Con este eslogan se pretende abarcar siete áreas temáticas sobre las que debemos centrarnos para actuar (son las que aparecen en el cartel, bajo del eslogan):

  • Bosques
  • Recursos naturales
  • Agricultura
  • Pesca
  • Ganadería
  • Sistemas alimentarios
  • Pérdida y desperdicio de alimentos

¿Y nosotros, qué podemos hacer?

Lógicamente, el grosso de la  responsabilidad recae sobre las instituciones y los gobiernos que son los que pueden tomar medidas más determinantes a nivel global. Pero no seamos hipócritas, todos y cada uno de nosotros podemos desempeñar un papel importante en la mitigación del cambio climático y la mejora de los sistemas de agricultura actuales.

¿Cómo hacerlo?

Siendo consumidores conscientes y éticos. Simples cambios y decisiones cotidianas pueden suponer un gran cambio. Todo empieza por un pequeño gesto, y nosotros podemos hacerlo.

DiaMundialAlimentacón_CSS

Este post podría ser mucho más largo, quizás mucho más técnico y conciso. La complejidad del tema requiere de explicaciones mucho más extensas y desarrolladas.

Pero mi intención al escribirlo no es otra que dar voz a lo que seguramente pasará casi inadvertido para mayoría de la población, el domingo se publicará y hablará en algún medio de comunicación que se celebra el Día Mundial de la Alimentación, pero ¿y el lunes?

El momento de que actúes es hoy. Ni el cambio climático, ni el hambre de la población desnutrida pueden esperar. Mañana puede ser tarde. Empecemos hoy, empieza ya.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: