El otro día recibí este mensaje por las redes sociales “Hola ¿qué tal? ¿Haces dietas efectivas?” Me quedé paralizada unos segundos sin saber si reír o llorar. Lo que me dice ese mensaje es “Algo estoy haciendo mal si la gente me pregunta esto a estas alturas”.
dieta-efectiva
Me encanta mi trabajo, doy lo máximo de mi con cada paciente, con cada nuevo caso que entra en la consulta o a los que voy a su casa, con un objetivo, que aprendan a comer de manera saludable, que cambien sus hábitos de alimentación para mejorar su estado de salud.

¿Qué son las dietas efectivas? (¿o qué entiendo yo que es según la pregunta?)

Una dieta efectiva es un estilo de vida que te ayuda en algo. Supongo que si es para perder peso, será un estilo de vida que me ayude a perder peso. Si es para mejorar mi estado de salud porque tengo el colesterol elevado, será un estilo de vida que me ayude a bajar y controlar mi colesterol en sangre.

Pero… ¿puede ser efectiva mientras no se tomen acciones?

Es decir, yo puedo ayudar a un paciente a cambiar sus hábitos, con menú o sin él, pero el paciente no mueve ficha ni a la de 100. ¿Seguirá siendo el tratamiento efectivo?
La respuesta es NO. No existe ningún tratamiento que sin tomarlo haga efecto más allá del efecto placebo. No por tener un menú en la nevera con un imán y yo tan feliz, sin tomar cartas en el asunto, con mis hábitos de siempre, voy a perder peso por ciencia infusa.

¿Cuando una dieta es efectiva?

No me gusta hablar de dietas, aunque voy a hablar de efectividad. Existe efectividad para conseguir algo si de verdad existe cambio.
En mi pequeña trayectoria con la consulta de dietética y nutrición he visto pacientes de diferentes perfiles. Los hay que tienen motivación como la espuma de la cerveza, empiezan genial y al poco de no conseguir lo que quieren (aunque sí consiguen salud) desaparecen. Los hay que tienen los objetivos claros pero están super a gusto con sus hábitos y no quieren desprenderse de ninguno. Los hay que están perdidos de tantas dietas y tantos  mitos que cuando le vas desmontando uno a uno se desmoralizan. Los hay que les cuesta cambiar, aunque no paran de intentarlo. Los hay sin fuerza de voluntad (o eso dicen ) y por arte de magia aparece toda ella en su mayor esencia (con suerte dando frutos). Por último, voy a hablar de aquellos a los que se les alinean los planetas y lo consiguen todo, cuando tu no piensas que podían hacer eso va alguien y lo hace dándote un soponcio.

Movimiento

Una serie de los 80 ya lo decía: Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor.
Da igual el perfil de paciente al que pertenezcas ¿sabes qué es lo más importante para que sea efectivo y puedas conseguir tu objetivo? Pues seguir en movimiento. Con el movimiento me refiero a cambiar hábitos. Con el movimiento me refiero a hacer ejercicio. Con el movimiento me refiero a que si hay algo que te choca en consulta preguntes, discutas, estudies,… Con el movimiento me refiero a que salgas de tu zona de confort y te reinventes. Con el movimiento me refiero a seguir caminando. Eso sí, buscando la ayuda de un profesional y no de charlatanes, sin poner en juego tu salud.
Ahora dime, ¿qué es una dieta efectiva para ti?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: