Llevo días dándole vueltas a la cabeza, sobre cómo enfocar la idea que quería plasmar en este post. Por un lado, mi lado más vocacional siente la necesidad de dejar claro cuál es la base legal que permite, en España, denominarse y ejercer como Dietista-Nutricionista. Y mi intención es querer ser más diplomática que guerrera en este concepto.CSS_Dietistas-Nutricionistas

Aunque por otro lado también me surge la necesidad, quizá por el repetitivo comportamiento y la actitud de algunos compañeros de profesión, de reivindicar que nuestra profesión no es sinónimo de batalla, menosprecio o desprestigio hacia otras profesiones del mundo.

Así pues, comenzaré explicando qué es lo que necesitas si deseas dedicar tu carrera profesional a la realización de pautas dietético-nutricionales, educación nutricional y consulta dietética (entre otras cosas). Solo comentaré la legislación básica, no me extenderé.

En España, la profesión de Dietista-Nutricionista (ya sea diplomatura o grado) está regulada por el Real Decreto 433/1998 por el que se establece el título universitario oficial de Dietista-Nutricionista y su plan de estudios. Cabe destacar que el plan inicial de estudios propuesto para la carrera universitaria, fue el que se colocó “desafortunadamente” para el título de técnico en dietética regulado por el RD 536/1995. Digo desafortunadamente porque si os detenéis a leerlos, son prácticamente iguales y no deberían serlo.

Además de este RD, existe una orden denominada ORDEN CIN/730/2009 que regula o establece los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Dietista-Nutricionista, y también existe la Ley 44/2003 sobre ordenación de profesiones sanitarias en las que se considera al Dietista-Nutricionista como profesional sanitario más.

No entraré en detalles, aunque sí ejemplificaré un par de casos que se dan a menudo:

  • Un diplomado/licenciado/graduado en X (algo que no sea Dietética y Nutrición Humana), con un Master estupendísimo y carísimo en nutrición. ¿Puede ejercer y denominarse Dietista-Nutricionista, y por tanto ganar un sueldo con ello?.

La respuesta es NO, por muchas promesas que le haga la Universidad/Centro privado/Instituto en cuestión, sea un Master oficial, no oficial, posgrado o curso de extensión universitaria. Si esto fuera posible, un Licenciado/Graduado en Veterinaria con un Master en Derecho ¿Podría ser abogado? Lo llevaríamos claro.

El único título que habilita para ejercer la profesión de Dietista-Nutricionista es el de Diplomado/Grado en Nutrición Humana y Dietética.

  • Una persona amante de la Nutrición Humana y Dietética que estudia cursos no reglados (o posee título reglado que no tiene nada que ver), se lee mil libros, revisa un montón de estudios y llega a cultivar un conocimiento muy respetable sobre el tema y basado en la evidencia científica. ¿Puede ejercer y denominarse Dietista-Nutricionista, y por tanto ganar un sueldo con ello?

Aquí de nuevo la respuesta es NO, porque el único título que capacita para ejercer de Dietista-Nutricionista es el universitario. No obstante, cabe decir que muchas personas llegan a obtener un conocimiento muy respetable y completo, tan solo con el autoaprendizaje y el esmero que otorga el deseo de querer saber. Desde mi punto de vista, los Dietistas-Nutricionistas deberíamos contemplar primero la posibilidad de poder aprender de ellos antes de ponerles un cuchillo en el cuello. Las reglas del juego están claras, y la legislación ya marca los límites. Pero creo que en cuanto a conocimiento, los planes de estudio hacen lo que buenamente pueden, quedándose justos en ciertos campos y al final, como en cualquier profesión, tu valía profesional depende del esfuerzo que pongas en mantenerte actualizado, mejorar y sumar conocimiento. El título no te da un conocimiento ilimitado, solo te facilita un permiso. El resto del camino, depende de ti.

¿Pueden estas personas no DN realizar tratamientos nutricionales? NO, está claro, por mucho que sepan hacer. Pero depende de ellos querer sobrepasar esa línea. ¿Por qué no adoptamos nosotros una actitud abierta e intentamos aprender todo aquello que no sabemos?

¿Y qué sucede con el resto de profesionales sanitarios? ¿Y entre nuestro propio colectivo?

Como ya he comentado antes, gracias a la Ley 44/2003 los Dietistas-Nutricionistas (entendiéndose como universitarios) somos considerados profesionales sanitarios al igual que los enfermeros, médicos, fisioterapeutas, podólogos, etc. Lamentablemente, no estamos tan extendidos como quisiéramos en los centros de salud, aunque confío en que algún día lo conseguiremos. Además, todo profesional de salud debe ofrecer consejo y orientación hacia una alimentación saludable, mediante recomendaciones básicas (no es algo que sea exclusivo de los DN, sino que forma parte de la estrategia de prevención a nivel comunitario). Así que ¡jugamos en el mismo equipo!

No obstante, sea por las razones que sea, nuestro colectivo peca de afán de batalla y guerra. Ojo, creo firmemente que debemos posicionarnos y hacer respetar nuestra profesión, pero no con armas sino demostrando lo que valemos y lo que sabemos hacer. Y no solo respecto a otros profesionales sanitarios, sino dentro de nuestro propio colectivo!! Me parece realmente absurdo que entre nosotros mismos haya menosprecio o desprecio por no compartir la misma situación o saber menos de un tema que otro. ¿Estamos locos o qué? Está bien tener un blog o una web o un perfil de twitter o facebook en el que reivindicar y expresar tus opiniones, pero me resulta vergonzoso leer cómo algunos compañeros de profesión desprecian a sus iguales por las razones que sean.

¿Es mejor un Dietista-Nutricionista que recomiende dieta Paleo que otro que recomiende Mediterránea? ¿Es mejor un Dietista-Nutricionista que esté a favor de la leche con otro que no? ¿Hay que anular a un Dietista-Nutricionista que se haya especializado en diabetes y no sepa tanto de otro tema? ¿Es mejor un DN que se base en la medicina moderna a otro que se haya querido especializar en un perfil más naturista (con evidencia me refiero)?

NO, NO y NO! Lo estamos haciendo mal compañeros. Y no solo nos perjudicamos a nosotros mismos sino a la visión que tienen de nosotros, tanto otros profesionales como nuestros homólogos de países vecinos.

Para terminar, solo comentar que sabemos que nuestra situación no es tan buena como quisiéramos y que España es algo lenta y difícil en estas cuestiones, pero debemos comenzar a luchar de una forma constructiva y dejar ya la destrucción a un lado.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: