¿Cómo evitar la oxidación de frutas y verduras?

Cuando cortamos frutas y verduras, estos alimentos tienden a coger un color marrón, rojizo, negro dependiendo del alimento; es porque al cortarlos, entran en contacto con el aire y se produce lo que llamamos: Pardeamiento. Quizá pienses que es porque “se oxidan”, lo cual es muy cierto. Pero esta es la parte más interesante: ¿sabes cómo evitar la oxidación?

apple-1219365__480

En la oxidación o pardeamiento a parte del cambio de color, se puede observar cambios de sabor  y de contenido nutricional. En algunos casos, como en las pasas y otras frutas secas, la sidra, el té o el cacao, el pardeamiento contribuye al desarrollo de los colores característicos y muy apreciados en estos productos.

¿Cómo evitamos este proceso?

Aquí algunos trucos de uso doméstico para prevenir la oxidación:

  • Ácido Cítrico:

    Inmediatamente después de cortar, agrega un chorro de cualquier zumo de cítrico o de vinagre. El ácido cítrico de este inhibe de inmediato la oxidación. Hay que tener en cuenta que los alimentos con este truco, quedan más ácidos y puede que tenga un sabor más fuerte al paladar.

  • Yogur:

    En el caso de las frutas, bañarlas o mezclarlas con yogur, hace que no haya contacto con el oxígeno, impidiendo que estas se oscurezcan.

  • Congelar:

    Disminuir bruscamente la temperatura, hace que no se produzca el pardeamiento. Esto implica que la fruta una vez descongelada sólo será apta para hacer zumos; ya que al descongelar pierde muchas propiedades organolépticas y no tiene el mismo sabor al comerlas.

  • Utensilios:

    Si en el momento de cortar la fruta el cuchillo que utilizamos tiene óxido, acelerará mucho el proceso de oxidación, por lo que hay que  prestar especial atención a los utensilios que entran en contacto con la fruta.

  • Almacenamiento:

    También cabe la opción de guardar la fruta (aunque esto también puede servir para la verdura) en un recipiente cerrado de manera hermética o en una bolsa de plástico cerrada al vacío, ya que ambos sistemas evitan que el aire entre en contacto con los alimentos, haciendo imposible la oxidación.

  • La sal:

    Para evitar la oxidación, en este caso, nos basamos en un truco de abuela:

    Prepara una solución de 1/2 cucharadita de sal, disuelta en un litro de agua fría. Coloca la fruta y verdura cortada en el agua salada y déjalas remojar durante 3-5 minutos. No te preocupes por el gusto de sal, si pones poca no se notará.

NUTRICONSEJO: El método más común es rociar con limón, pero este solo ayuda a retardar el proceso de oxidación, no lo elimina. Lo más recomendable es cortar la fruta, los vegetales o la verdura  al momento de usarla sin esperar que comience el proceso de oxidación.

A %d blogueros les gusta esto: