La fruta forma parte de un grupo de alimentos imprescindible en nuestra dieta, de hecho tenemos que consumir tres raciones de fruta fresca al día, incluyendo un cítrico. Y son perfectas para consumir en cualquier momento del día. En cuanto a sus propiedades hay que destacar su bajo aporte calórico ya que su componente mayoritario es el agua, por tanto son muy aconsejadas en dietas de bajo contenido energético.
Photo Credit: Proyecto Eden via Compfight cc
El contenido en hidratos de carbono es bajo, tan sólo el 10% de su peso total, salvo algunas excepciones como el plátano, la uva, la chirimoya o el higo, cuyo contenido es mayor y por tanto su aporte calórico es algo más elevado. La fruta es rica en azúcares  como la fructosa, sacarosa y glucosa, sin embargo son pobres en almidón, que se va transformando en azúcares simples en el proceso de maduración que le otorgarán el sabor dulce a la fruta. Las proteínas y lípidos se encuentran en valores muy bajos, a excepción del aguacate, cuyo contenido en grasa es del 14%. Las frutas son una fuente importante de fibra insoluble, lo que resulta importante para llegar a las recomendaciones diarias de consumo, 25-30 gramos, y ayudarán a sentirnos más llenos si las comemos entre horas, evitando la ingesta de otros alimentos más calóricos.

Las vitaminas predominantes en este grupo de alimentos son la vitamina C que se encuentra principalmente en la piel y es muy sensible a los cambios de temperatura, pero el consumo de fruta en España suele ser en crudo, impidiendo así las pérdidas de esta vitamina en procesos de cocción. La provitamina A también se encuentra de manera importante en frutas de colores rosáceos. Los minerales destacados en la fruta son el potasio y magnesio.

La fruta, a todas horas sana

La fruta es una opción perfecta en cualquiera de las cinco comidas que debemos realizar a lo largo del día, empezando con un zumo de naranja recién exprimido en el desayuno, alguna pieza entera entre horas, así como en los postres. Si no tenemos tiempo en el trabajo, o la media mañana o la merienda nos pilla fuera de casa, podemos tomar de vez en cuando zumos envasados, siempre y cuando sean sin azúcar añadido, ya que son un factor de riesgo para el sobrepeso. Aún así, procuraremos siempre que sea posible tomar fruta fresca.

¿Y si la tomo de postre?

Como hemos señalado antes, la fruta es un alimento con bajo contenido calórico, por tanto cualquier fruta aportará las mismas calorías por la mañana, antes de comer o después. Si la tomamos antes de comer, por su contenido en fibra nos sentiremos más saciados y tomaremos menos cantidad de la comida posterior.

Sí a la macedonia

¿Se pueden mezclar diferentes tipos de fruta? ¡Por supuesto! la digestión actúa como un ‘todo’. El estómago es capaz de digerir y absorber todos los nutrientes de cada alimento independientemente de las concentraciones de cada uno de ellos.

 

Bibliografía consultada:

Mataix Verdú J, Carazo Marín E. Nutrición para educadores. Hortalizas,verduras y frutas. Ed Díaz de Santos, 1995

Photo Credit: Proyecto Eden via Compfight cc

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: