Hola a tod@s! En mi primer post, quiero daros una rica receta con quinoa. Seguro que habéis oído hablar de la quinoa; pero, ya es parte de tu alimentación?

La quinoa es la semilla de una hierba andina, pero es considerada como un cereal por su composición nutricional. A mí me encanta tenerla en la cocina, porque además de saludable, se cocina rápidamente en 15 a 20 minutos y se puede utilizar en una gran variedad de platos….desde el desayuno hasta la cena!

En el post de hoy os dejo una receta muy apetitosa de hamburguesas de quinoa y espinacas, espero que os guste!

18582031734_517204eb6a_b

Hamburguesa de espinacas y quinoa

Ingredientes

(estas cantidades hacen unas 10 hamburguesas)

  • 200 g de quinoa sin cocer
  • 80 g de copos de avena
  • 4 huevos
  • 160g de queso feta
  • 4 tazas de espinaca fresca y picada
  • Sal y pimienta
  • Un cucharada de aceite de oliva

Elaboración

  1. Cocer la quinoa: poner 2 tazas de agua en una cacerola mediana con una pizca de sal y la quinoa. Llevar a ebullición y cuando arranque a hervir, bajar el fuego a fuego lento cocer 15 minutos. Dejar enfriar.
  2. En un tazón grande, colocar la quinoa cocida, la avena, los huevos, el queso feta, las espinacas, sal y pimienta y amasar hasta que todo se mezcle. Poner la mezcla en la nevera durante 30 minutos.
  3. Con la mezcla ya fría, formar hamburguesas con las manos; deberían salir unas 10 piezas. Calentar el aceite en una sartén a fuego medio y freír las hamburguesas durante unos 2-3 minutos por cada lado o hasta que estén doradas.

Y ya tenemos el plato listo!

Esta receta es muy fácil, muy sabrosa y sana!

La podéis comer como hamburguesa en un pan integral con una rodaja de tomate, lechuga, cebolla y queso o acompañarla con una buena ensalada en el plato.

Las hamburguesas de quinoa y espinacas se mantienen durante 3-5 días en la nevera y se congelan bien; así puedes hacer varias en un sólo día y tenerlas guardadas para cuando las necesites.

Comentario Nutricional

La quinoa contiene una gran cantidad de proteínas vegetales (del 12-20%) y posee todos los aminoácidos esenciales para la formación de proteínas en el organismo; por ello se considera una buena fuente de proteína vegetal. Nos aporta grasas saludables para el corazón ya que la mitad de las grasas de la quinoa están compuestas por ácido linoleico (omega 6) y el resto por ácido oleico y ácido alfa-linolénico (omega 3). Gracias a esta composición lipídica y a su alto contenido en fitonutrientes y vitamina E, se aconseja en procesos inflamatorios y en enfermedades cardiovasculares.

La quinoa no contiene gluten, ideal para las personas con celiaquía. Es fácil de digerir y su índice glucémico es bajo, lo que significa que mantiene los niveles de azúcar en la sangre para aquellas personas que están controlando su peso.

Os aconsejo cocinar más de la que necesitéis para la receta y tenerla a mano para añadirla a otros platos como ensaladas, a vegetales salteados o hacer un bol de desayuno, con fruta fresca cortada y canela espolvoreada.

Imagen: DSC_2261 via photopin (license)

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: