¿Te resulta familiar el título? Quizás seas una de esas personas que ven el mes de Enero como la ocasión idónea para “ponerse a dieta” y te has visto bombardeado mediáticamente por productos que garantizan efectos increíbles con apenas esfuerzo o dietas donde predomina un alimento con propiedades depurativas, ¿es así?

alcachofa_css

Photo Credit: Marionzetta via Compfight cc

Si la respuesta es sí, probablemente uno de dichos alimentos sea la alcachofa, nuestra protagonista de hoy. Y es que desde hace años esta hortaliza es la reina de revistas femeninas y cajitas de pastillas adelgazantes, en las cuales aparece como el arma infalible para la eliminación de la grasa en las zonas que tanto odiamos.

¿Qué beneficios tiene esta reina de hortalizas?

La alcachofa contiene varios compuestos que la hacen imprescindible en nuestra alimentación:

  • Cinarina: es un compuesto que confiere el conocido sabor amargo de la alcachofa y además estimula la secreción de bilis y su expulsión de la vesícula. Lo cual ayuda a que las grasas ingeridas se disuelvan mejor.
  • Inulina: es un carbohidrato de reserva con función prebiótica que contienen muchas plantas. Ayuda a reducir la concentración de azúcar en sangre tras las comidas, por lo que es interesante en el caso de diabéticos.
  • Cinaropicrina: es una sustancia que ayuda en la digestión, ya que prepara al organismo para asimilar mejor los alimentos.
  • Esteroles vegetales: tienen una estructura química similar al colesterol, por lo que limitan su absorción en el intestino.
  • Acción depurativa: favorece la eliminación de líquidos y dificulta la asimilación de las grasas.

Por todo ello la alcachofa es una ayuda para la gente con colesterol elevado y/o con trastornos hepáticos y biliares, por ejemplo: hepatitis A y B, hígado graso, dispepsia por piedras en la vesícula.

 Aporte nutricional:

En esta tabla se representa el aporte de 100gr de porción comestible de alcachofa hervida y escurrida:

 

Energía (kcal) 50 Calcio (mg) 86
Agua (gr) 84 Potasio (mg) 95
Carbohidratos (gr) 11’2 Fósforo (mg) 60
Proteínas (gr) 3’5 Sodio (mg) 354
Lípidos (gr) 0’16 Vit. B6 (mg) 51
Fibra (gr) 5’4 Vit. E (mg) 10

En resumen, la alcachofa puede ser un aliado en una dieta de pérdida de peso, pero no la solución. No hay un alimento “mágico” que consiga eliminar grasa, sino que es la alimentación en general y los hábitos saludables los que nos ayudarán a estar sanos y sentirnos bien.

Recuerda, en la variedad está la clave.

Silvia Castaño Ferrer

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: