Si miramos el calendario veremos que faltan poco más de diez días para Navidad. ¿Lo tenéis todo listo?

Diciembre es un mes de preparativos, emociones, regalos, solidaridad,…pero sobretodo de comilonas.

Todos sabemos que cada año durante estas fechas nos pasamos con los dulces, los platos elaborados, bebidas, y un largo etcétera. Pero no tiene porqué ser así, ya que podemos elaborar ricos platos y pica picas con alimentos frescos y de todos los colores.

En esta ocasión nuestro alimento estrella es una fruta protagonista de la última noche del año: la uva.

uva_cssPhoto Credit: alamez via Compfight cc

¿Qué sabemos de ella?

La uva forma parte de la triada mediterránea, junto al aceite de oliva y el trigo. Según las semillas que se han hallado en restos arqueológicos se sabe que su cultivo se remonta a la antigüedad, incluso a la prehistoria.

Y nutricionalmente…

Su composición es algo diferente si hablamos de uvas blancas o granates/negras.

Como en la mayoría de frutas, su principal componente es el agua (un 80% de su peso).  En cuanto a azúcares (glucosa, fructosa y sacarosa) su cantidad es un poco superior a otras frutas. Por ejemplo: un racimo de 18 uvas nos aportará unas 100 kcal, algo similar a un plátano mediano o dos mandarinas grandes.

No podemos dejar de destacar la presencia de vitaminas como la B6 y el ácido fólico, muy importantes para el desarrollo de las células y nuestro metabolismo.

Podemos resumirlo con esta tabla:

composición por 100gr uva blanca uva negra
Calorías 63 67
Hidratos de carbono (gr) 16’1 15’5
Fibra (gr) 0’8 0’4
Calcio (mg) 17 4
Magnesio (mg) 10 4
Potasio (mg) 250 320
Vitamina C (mg) 4 4
Vitamina B6 (mcg) 0’1 0’1
Ácido Fólico (mcg) 16 26

Además, la uva nos aporta grandes beneficios por sus compuestos fenólicos  que son responsables de su color y sabor. Estos son:

  • Taninos: le dan sensación astringente a las uvas verdes.
  • Antocianos: pigmentos responsables del color de las uvas negras/granates. Están ausentes en las uvas blancas.
  • Flavonoides: aquí encontramos el resveratrol, el cual está presente en la piel de las uvas negras/granates.

El resveratrol es una de las razones más importantes por las que comer esta fruta, ya que por sus propiedades antioxidantes favorecen el buen estado de las arterias y corazón, además de inhibir el crecimiento de tumores.

Después de esto, ¿necesitas más razones para introducir la uva en tu alimentación diaria?

Pero… ¿cómo le sacamos partido en la cocina?

Lo habitual es tomar la uva en su forma natural y como postre o tentempié, pero hay más alternativas que seguro os parecerán interesantes:

  • Al papillote con pollo/pavo.
  • En aperitivos: por ejemplo en tartaletas de uvas con queso crema.
  • Zumos de frutas
  • En ensaladas.

Estas son solo unas ideas, ¿nos cuentas la tuya?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: