Puesto que nos encontramos en la semana de la lactancia materna, y como continuación al post que escribió mi compañera Gemma sobre este proceso tan natural como la vida misma, pero que hoy por hoy sigue teniendo una serie de problemas para muchas madres trabajadoras, voy a hablar sobre los beneficios de la lactancia en el niño y la madre.

Photo Credit: Christine Rogers via Compfight cc

Photo Credit: Christine Rogers via Compfight cc

¿Qué se entiende por lactancia materna?

Es el proceso mediante el cual, el bebé se alimenta única y exclusivamente de la leche de la madre. Este período comprende varios meses, y en ellos el niño consigue todos los nutrientes necesarios para alcanzar un desarrollo óptimo.

Durante los días posteriores al parto, se produce el calostro. Es una leche muy rica en nutrientes y en energía que serán de gran ayuda para que el recién nacido se ‘alimente’ de esos anticuerpos tan importantes que le protegerán el día de mañana frente a infecciones, alergias o intolerancias.

Pasados algunos días, la leche  va cambiando de composición según las necesidades del bebé, y éste no necesitará realizar las tomas ya tan a menudo.

Beneficios, para ambos

  • Tiene la composición idónea para que el bebé crezca de manera adecuada, y se va modificando con el fin de aportar las cantidades de hidratos de carbono, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales en las diferentes etapas del recién nacido.
  • Aportan anticuerpos para evitar posibles infecciones futuras y le protegen frente a la aparición de ciertas alergias e intolerancias.
  • El riesgo de sobrealimentación se ve disminuido considerablemente si lo comparamos con los bebés alimentados con fórmula artificial.
  • Se ha demostrado que estos niños tienen menor riesgo de desarrollar enfermedades en la edad adulta, tales como diabetes, obesidad…
  • Es un alimento totalmente gratuito, siempre disponible a la temperatura adecuada, bacteriológicamente seguro y completo.
  • Mejora del vínculo emocional madre-hijo.

Para la madre también existen diferentes beneficios como:

  • La segregación de oxitocina  durante el proceso de lactancia  favorece que se produzcan contracciones para que el útero vuelva a su estado original de manera más rápida y natural.
  • La recuperación de la madre de la condición física es más fácil, – ya que durante la lactancia se ‘gasta’ la grasa acumulada de manera previa durante el embarazo.
  • Durante la lactancia no se produce ovulación.
  • Hay estudios que demuestran que este proceso tan natural, puede prevenir la aparición de cáncer de mama, debido a la disminución de valores séricos de estrógenos.

Por todos estos motivos, deberíamos aceptar que la lactancia materna no solo es un hecho natural, sino que aporta beneficios extraordinarios tanto para la madre como para el niño. Así que, salvo en los casos en los que la lactancia no sea posible, debería ser prácticamente ‘de obligado cumplimiento para todos’. Y con esto quiero decir y reivindicar, que se deberían dar muchísimas más facilidades a la mujer, sobre todo a la mujer que se encuentra en un mundo laboral, tristemente desprotegida. Que somos madres, por suerte tenemos ese don, el de dar la vida. Pero precisamente por ello, deberían permitir que esos niños se puedan beneficiar sin problemas de la lactancia materna, independientemente de la elección o situación laboral de su madre.

Bibliografía

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000639.Tm

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: