¡Feliz martes! Hoy es el Día Mundial del Agua, y entre todos los temas que se me ocurrían para este post, había uno en concreto que me llamaba más la atención. ¿Por qué no bebemos más agua?

agua_CSSTodos sabemos que es necesario hidratarse a lo largo del día y es importante beber agua como líquido principal, aunque muchas veces se nos olvida, o simplemente vamos tan atareados y estresados que perdemos la noción del tiempo y con ello algunos buenos hábitos.

La deshidratación no es ninguna tontería, y no solo puede afectar a nuestra salud cuando ya se da en un mayor grado y se manifiesta de forma obvia, sino que en menor grado puede causar alteraciones que pasarán desapercibidas hasta convertirse en un problema mayor. De hecho, el estreñimiento, la sequedad de la piel y mucosas, problemas en los riñones, dolor de cabeza, musculatura y articulaciones o incluso infecciones urinarias.

Cabe destacar que no solo podemos hidratarnos con agua. Los alimentos ricos en agua, como las frutas o las hortalizas, también van a aportar su granito de arena. Eso sí, si lo que queremos es hidratarnos con salud dejemos a un lado los mal llamados “refrescos” y otras bebidas ricas en azúcares y/o alcohol .

¿Te ocurre a ti que pasa el día y te das cuenta de que no has llegado ni al litro de agua? A continuación te damos algunos consejos útiles para comenzar a implantar el hábito y quedártelo para siempre!

¿Cómo conseguir tomar el hábito de beber agua? ¿Cómo beber más agua?

  1. ¡Empieza el día con un buen vaso de agua! Haz que se convierta en una rutina, así rehidratarás tu cuerpo tras el sueño.
  2. Ten tu propia botella de agua, de la que sólo bebas tú. Así podrás controlar cuánto has bebido y tendrás siempre agua a mano.
  3. Marca la botella con líneas, alrededor de la circunferencia, y marca la cantidad que te queda por beber o incluso las horas del reloj! Así podrás ir viendo si a medida que pasan las horas cumples con tu objetivo.
  4. Utiliza una aplicación móvil que te avise periódicamente. Son útiles y hay muchas distintas en las que escoger.
  5. Hazte una tabla de rutina y ponte metas! Reparte los vasos de agua a lo largo del día. Por ejemplo si repartes 8 vasos de agua, puedes beber 1 al levantarte y repartir 2 por la mañana, 2 por la tarde y los otros 3 durante las comidas. ¡Listo!
  6. Bebe vasos enteros. Cada vez que  bebas agua, llena el vaso siempre y bébetelo entero.
  7. ¿No te gusta el sabor? Ten a mano infusiones o dale sabor al agua. Eso sí, para dar sabor usa alimentos como el limón, la menta o la naranja (o cualquier otra fruta exprimida) pero evita añadir azúcar o bebidas azucaradas o preparados saborizantes azucarados.
  8. Mientras trabajas: ponte alarmas o planifica beber agua haciéndolo coincidir con tus descansos. ¿Eres de esos que no descansa? Pues mal hecho, tu productividad dependerá de esos pequeños respiros, así que para e hidrátate!

En definitiva, no dejan de ser trucos sencillos y no cuesta implementarlos. Ponte metas pequeñas, no quieras llegar a la cima el primer día. Empieza por pequeñas cantidades y ve aumentando poco a poco. Adquirir un nuevo hábito requiere dedicación, cariño y atención, pero una vez adquirido se queda contigo para siempre.

¡Así que, ya sabes, no lo pienses más, invierte en tu salud comenzando hoy con estos fáciles 8 trucos para conseguir beber más agua!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: