Hoy es el Día Mundial de los Animales, la fecha en que celebramos la vida animal en todas sus formas. Por ello en el post de hoy quería invitaros a disminuir el consumo de animales en nuestra alimentación. Un pequeño gesto, como el compromiso de no comer carne un día por semana, ayudará a tu salud y la de nuestro planeta.

meatlessmonday_css

En las últimas décadas la alimentación en la sociedad ha cambiado mucho, y no siempre para mejor. Se ha aumentado alarmantemente el consumo de alimentos procesados, de grasas saturadas, carnes y sus derivados. Hoy ya nos hemos dado cuenta de cómo la alimentación ha repercutido en nuestra salud y en la de nuestro planeta.

Preocupados por el aumento de enfermedades asociadas al consumo de carne, así cómo también por la deforestación, los problemas que la cadena de producción de carne causa al medio ambiente y el propio bienestar animal, surgió en Estados Unidos hace más de una década el movimiento Meatless Monday. Éste invita a comprometernos no comer carne, pescado (y incluso productos de origen animal) los Lunes. Una acción simple, pero poderosa, para empezar a cambiar los hábitos de nuestra sociedad.

Los Lunes sin Carne se han extendido por más de 20 países. La versión española llegó hace ya varios años. Y en algunos países europeos, como es el caso de Bélgica, incluso algunos colegios se sumaron a la iniciativa implantando menús sin carnes en los centros escolares al menos un día por semana.
No se trata de cambiarse radicalmente al vegetarianismo o veganismo. Simplemente se trata de asumir el pequeño compromiso de no comer carne una vez a la semana.

Consejos para tus Lunes sin carne

Cuando pensamos en comer sin carne, muchos se preguntan si con fuente vegetal se puede llegar a la misma cantidad de proteína que los consumidores de carnes y pescados. Rotundamente, sí!

https://pixabay.com

Las legumbres son la gran fuente de proteína de origen vegetal, contienen alrededor de un 20% de proteína igual que la carne. Pero además de contener fibra (con efecto saciante) y aportar más energía que los vegetales, son un alimento fácilmente combinable con otros y pueden sustituir la carne en todo tipo de platos.

Combinadas con cereales (arroz, trigo, maíz, centeno, cebada, etc.), nos proporcionan proteínas con todos las aminoácidos esenciales.- igual que un filete o un pescado.

No sólo los tradicionales platos de cuchara (sin chorizo ni panceta, claro) tienen cabida en los Lunes sin Carne, también puedes elaborar croquetas o falafel de legumbres, untar vegetales en humus de garbanzos. Otra opción es hacer hamburguesas vegetales mezclando legumbres trituradas, verduras picadas, especias y hierbas aromáticas.

La comida de Un lunes sin Carne puede contener platos de pasta integral y arroz deliciosos. Lasañas vegetarianas, mousaka de berenjena, pasta al pesto con tomate fresco, rissotto con setas, etc. Nuestra compañera Toñi nos daba una idea genial en forma de pizza con base de coliflor. Y en este post de Sonia, encontraréis un montón de buenas ideas para platos vegetarianos.

Si echas de menos la carne enormemente en tu plato, tal vez el tofu  te ayude. Este otro clásico de quienes quieren apostar por una dieta más vegetariana contiene gran cantidad de proteínas. Se elabora con semillas de soja coaguladas. Su textura firme lo hace ideal para sustituir carnes en bocadillos, salteados o guisos. Aunque os aconsejo marinarlo con antelación, sino, a los paladares adoradores de la carnes les puede parecer soso.

https://pixabay.com

Entre horas, no te olvides del rey de los tentempiés, los frutos secos! Sacian por horas y están llenos de nutrientes esenciales. Cuida que no sean ni fritos, ni salados.  Tostados o al natural son ideales. Un puñadito es suficiente, no debemos abusar de ellos aunque sean tan sanos.

Hazlo por salud

Las consecuencias de reducir el consumo de carne para la salud son notables. El exceso de carne en la dieta se relaciona con el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, colesterol alto, hipertensión, etc. Los alimentos de origen animal suelen estar procesados. Y aún si no lo están, como la carne fresca, se asocia al aumento de un cuadro clínico inflamatorio.
Una alimentación con una alta proporción de proteína animal puede además derivar en descalcificación ósea. Las carnes tienen un potente efecto acidificante en nuestro sistema. El cuerpo lo compensa utilizando las reservas de minerales de nuestros huesos.

En cambio, las dietas ricas en alimentos de origen vegetal reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares y diabetes. Además aportan nutrientes antiinflamatorios, antioxidantes, basifican el cuerpo, aportan fibra que asegura buena salud intestinal y refuerzan el sistema inmunológico.

En un ultimo apunte, quisiera resaltar que comer carne en exceso no solo perjudica la salud de las persona. También la del planeta, nuestro hogar. La FAO ya señalaba en 2009 que las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a toda la cadena de producción de carne representan una quinta parte de las emisiones mundiales totales.

Así que os animo a hacer este pequeño gesto semanalmente. Un acto simple y al alcance de todos para hacer algo por el planeta y por nuestra salud.

A %d blogueros les gusta esto: