Operación bikini, gestión del tiempo y…
Inmersos en plena operación bikini son bastantes los pacientes que priorizan la pérdida de peso a la salud, piensan que no es importante cosas tan básicas como la gestión del tiempo.
No me considero una experta en gestión del tiempo, aunque sí que soy experta en gestionarlo una y otra vez, aunque fracase.
bikini-377488_640

El otro día leí en el muro de Carlos Ríos sobre la importancia de la salud sobre todas las cosas y como nosotros en realidad lo dejamos en segundo plano con un buen cuento para reflexionar.
Pues sí, para gestionar el tiempo hay que priorizar y ¿como vas a priorizar si siempre estas cansada porque duermes poco, porque priorizar el tiempo de tu trabajo a tu alimentación o a tu actividad física?
Hace unos meses di un curso para maestros en un cole y puse de ejemplos Los desayunos de María. Una maestra dijo que la mamá de María tenía mucho tiempo. Tengo que decir que la mamá de María también trabaja como esa maestra y como cualquier otra mamá, aunque su prioridad es que su hija coma de manera saludable y diferente cada día. Hablando el otro día con ella le comenté que me dijeron esto y ella sonrió y contestó una cosa bastante coherente “si te rodeas de cosas saludables es fácil comer saludable”. ¿Entonces es cuestión de tiempo?

¿Por que no hacemos la operación bikini o eliminar la torrija durante todo el año?

Casi todos los pacientes que llevan varias semanas viniendo a la consulta suelen decirme que se encuentran mejor, tienen más energía, se sienten más sanos y algunos de ellos (unos pocos, ya quisiera yo que fueran todos) dicen que no es tan importante ya perder peso para ellos, que están consiguiendo algo que no pensaban que iba a ocurrir.
Pongo yo las palabras en su boca: sentirse mejor con ellos mismos.
Aunque he de decir que muchos de ellos si no se refleja en la báscula no ven ese cambio en ellos, no aprecian el esfuerzo que han realizado por comprar más saludable, o preparar platos saludables, incluso cocinar o masticar más despacio para mejorar su digestión.
Por eso yo alargaría a todo el año una OBS (operación bikini saludable) donde los dietistas y dietistas-nutricionistas nos relajáramos y pudiéramos comprender a nuestros pacientes y guiarlos. Guiarlos sin explicar una y otra vez lo que pueden hacer los alimentos en nuestro organismo o ser pesados hasta la saciedad diciéndoles porque es importante masticar bien los alimentos, o lo malos que son los alimentos ultraprocesados. Al final, ellos mismos acaban adaptándose y día a día les apetece menos los alimentos poco o nada saludables.
Y haciendo más hincapié en ayudarles a gestionar su tiempo por ejemplo, a priorizar, a plantearse un reto diario, semanal o quincenal, a escuchar a su cuerpo, a sentir las sensaciones cuando está practicando ejercicio o comiendo un plato sano, sabroso y saludable; no soso y lleno de kcal.  En general, a cambiar los hábitos no tan saludables por unos mejores que ayuden a mejorar su salud y calidad de vida.
¿Te apuntas a la OBS?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: